¿Qué es la salsa para mi?

Después de estudiar grandes musicólogos, historiadores melómanos y conocer un poco de la historia de la salsa, ésta es una palabra que nació del locutor Phidias Danilo Escalona (Venezolano) quien durante su programa radial patrocinado por productos Pampero (fabricadores de salsa de tomate), cada vez que presentaba una tema decía “ Echémosle salsita Pampero” y ahí se fue colando la palabra salsa y aunque en New York se le dio vida con la orquesta de la Fania , no se puede desconocer que este término de Salsita, ya existía de mucho tiempo atrás con el Son Pregón del maestro Cubano Ignacio Pigñeiro quien en la letra de su canción dice ….”Échale Salsita” , pero después de conocer a tantos grandes progenitores de este fenómeno social musical, potencialmente la Salsa para mí, es una mezcla de culturas que aunque nos evita la exigencia para identificar los diferentes ritmos que la puedan conformar, su denominación sencilla ha sido un compendio universal y exitoso, de sonidos acústicos fenomenales de todas estas raíces afrocubanas, quien por toda esta renovación de lenguaje y de costumbres urbanas nos ha permitido y nos permitirá por siempre para todos los que somos amantes de la SALSA , llegar a las personas , sin importar el idioma, la raza o la condición social.

El estilo Caleño de bailar Salsa a diferencia de los otros estilos, tiene una particularidad muy especial y es la de tener una gran velocidad en la ejecución de lo que comúnmente llamamos “ el pique “ que se ejecuta con los pies, el movimiento de las caderas mas fuerte en la mujer que en el hombre y el movimiento de los hombros; igualmente, el Caleño baila en el primer tiempo musical (1) y para acelerar un poco la velocidad en el momento de la ejecución de los pasos, se hace un repique en las pausas (tiempo 4 y tiempo 8), que es simplemente un chachachá entre paso y paso.

Vale la pena destacar que el Caleño por su cultura innata y por la importancia que tiene el baile en su parte social, es muy picante al ejecutar su pieza musical y aplica cualquier cantidad de movimientos, saltos, figuras o “trucos” para brindar espectacularidad en el momento del show.

Resumen

  • 1982 - Campeona Nacional de Salsa con Wilmer Rodríguez – “Baile de rumba” de Alfonso Lizarazo Caracol TV.
  • 1988 - Embajadora de la Salsa de Colombia en USA, con el Maestro Evelio Carabalí.
  • 1997 - Campeona Nacional de Salsa y Merengue con Wilson Palomeque –Alcaldía Mayor de Bogotá y La fundación Huella Contemporánea.
  • 2002 - Invitada especial en Bogotá como jurado calificador, Concurso Nacional. “ A bailar Salsa”.
  • 2004 - Invitada especial por Colombia, como jurado calificador en el VIII congreso mundial de la salsa en Ponce Puerto. Rico.
  • 2005 - Invitada internacional como Jurado Calificador de Salsa con la World Salsa Federation modalidad parejas categoría Junior.
  • 2006 - Invitada como jurado calificador Concurso de Salsa y Reggaeton intercomunas Cali.
  • 2010 - Invitada por la Maestra Cubana Marta Bercy de la compañía de danza TEDANCARI, como tallerista de Salsa caleña en el Workuba en Buenos Aires      Argentina.
  • 2011 - Invitada a realizar un Taller estilo Caleño con los mejores maestros de arte y danza del mundo en el Workcuba realizado en la Habana, Cuba.
  • 2011 - Invitada a participar del festival de patrimonios culturales más importante que tiene los Estados Unidos “Smith Sonian Folk Life Festival” en Washington D.C.
  • 2012 - Juez de baile Deportivo certificada por la Federación Colombiana de baile Deportivo.
  • 2014 - Juez internacional de Salsa, certificada por la World Salsa Open de Puerto Rico. 

  • 2017 - Directora de la versión XII del Festival Mundial de Salsa en Cali.
  • 2017 - Directora  primer encuentro de Viejotecas: Secretaria de Turismo
  • 2017/2018 - Directora del Cali Salsa Open – Franquicia del World Salsa Open de Puerto Rico.
Luz Ayde Moncayo

Una Historia de Vida.

Cuando abrieron la convocatoria para enseñar salsa en el Centro de Formación Juvenil del Valle, Luz Aydé Moncayo, directora de la Fundación Son de Luz, fue la única maestra que se presentó. Como sabía lo que le esperaba, Jhon Arley Murillo –director del ICBF– pensó que Moncayo no iba a ser capaz: al centro llegaban todos los días jóvenes delincuentes de los barrios más pobres de Cali. Pero Luz Aydé acabó convenciéndolo, y para demostrarle que podía afrontar el reto volvió a la universidad a hacer un diplomado en pedagogía lúdica.

Fue más difícil de lo que esperaba. Al principio creyó que los muchachos estarían familiarizados con la salsa, pero pronto entendió que casi ninguno había tenido oportunidad de bailarla. Vivían otra realidad. Con paciencia, Luz Aydé fue enseñándoles los pasos, y al final del ciclo organizó una presentación en la que involucró a los jóvenes de su fundación que participan en concursos y eventos internacionales. Le costó trabajo, pero logró conseguirles a todos vestidos, zapatos, pantalones; los vistió como artistas y luego bailaron juntos: más de cuarenta muchachos en escena confundidos al ritmo de la salsa.

“Hay que darles la oportunidad a todos –dice Luz Aydé detrás de su escritorio en la oficina de Son de Luz, en Cali–. No importa que hayan sido lo peor del mundo: yo siempre digo que ayudar a uno solo es hacerle un bien a toda una generación”.

Hoy estos jóvenes la ven en la calle y la abrazan, le preguntan cómo está. Y para ella no hay mejor regalo.